PRIMEROS POBLADORES

 

Durante la emancipación de las colonias americanas (1810-1816), Mariquita se incorporó a las Provincia Unidas de la Nueva Granada. Posteriormente a la disolución de éste país en 1830, perteneció a la República de la Nueva Granada, de carácter centralista, hasta que finalmente se implantó el sistema federal en la Nueva Granada en 1858 y la provincia pasó a ser entonces una de las provincias constituyentes del Estado Soberano del Tolima.


Pero muchos años antes de que esto sucediera, por los años de 1551, época que fue fundada  Mariquita, ya  los conquistadores españoles como Baltazar Maldonado,  encontraron en esta zona diversas tribus, para esa época ya existían indígenas de origen Caribe como los Marquetones, Ondamas, Guatías Palenques, Onimes de los Pantágoras,  Panches o Tolimas, Pachiguas, Lumbies, Chapaimas, Calamoinas, hondas, gualíes, Bocanemes, Bledos y Coloyas    de naturaleza guerrera y antropófaga. Estos inmigrantes y sus descendientes se propagaron por el resto del país dando origen a los diversos grupos indígenas de los Estados Federados.

 

Los primitivos pobladores de la zona norte de Tolima fueron los indios bledos y Coloyas de la familia o tribu de los Panches, quienes alcanzaron gran desarrollo en la agricultura y en la orfebrería, lo mismo que en la alfarería.

  

Los Panches o Tolimas. Fueron descritos por los conquistadores españoles como “temibles guerreros, antropófagos cuya vida giraba en torno a la guerra,” los Panches  se reconocen como  un pueblo amerindios, culturalmente muy  similares a los pueblos caribes  pero lingüísticamente no emparentados con ellos. En el momento de la conquista se encontraban asentados en el centro de la actual República de Colombia,  vivían en la zona comprendida entre el rio Guarinó y el Negro, al norte iban hasta Fusagasugá y el Coello al sur, ocupaban la región oriental y occidental del Tolima y Cundinamarca, habitaron parte de la cordillera central, los pueblos que hoy conocemos como Fresno, Fálan, Palocabildo, Líbano y Anzoátegui, sus vecinos eran los Pantágoras y calimas al norte, los muiscas al oriente y Pijaos al sur y este. 

El cacicazgo era ejercido sin tener en cuenta  dinastías, era  elegido teniendo en cuenta las necesidades del momento, el valor y conocimiento relacionado con lo sobrenatural, no se daba mucha importancia al sexo del elegido. Se conoce de Caciques mujeres, que estuvieron al mando de los destinos de estos pueblos con resultados notables.

 

Existía dentro de estas civilizaciones los Marirris o Piaches, Mohanes, Chamanes o Brujos, Ancianos y Adivinos, que desempeñaban un papel importante en las decisiones religiosas, políticas, militares y en especial en materia de salud. Hacían énfasis en  lo real y también con todo lo divino y lo sagrado. Los Caciques Panches, tenían como costumbre dar su nombre a la región que gobernaban y eran asesorados en sus funciones especialmente por un grupo de personas de autoridad y experiencia llamados ACAYMAS.

 

Las  características físicas son especiales,  su cabeza muy chata en la frente, ya que al nacer a los niños les colocaban  una tabla  en la frente y otra en el cerebro y se las quitaban hasta cuando  cumplieran los dos años, consiguiendo así un aspecto espantoso, pues el cerebro tomaba forma de pirámide. Esta práctica también la aplicaron en los brazos y pantorrillas.  Su estatura era elevada  y sus cuerpos musculosos. Su piel era cobriza, andaban desnudos, con zarcillos en orejas y narices, sartas de colores en cuello y cintura y plumas de colores en la cabeza. Adornaban cuello, frente, brazos, muslos y pantorrillas con piezas de oro.

 

Sus poblaciones, rancheríos dispersos que situaban en las partes altas y de difícil acceso y más fácil defensa, a donde se llegaba por un único camino, en el que, para protegerse de los enemigos, cavaban profundos fosos, en cuyo fondo colocaban púas envenenadas. Cambiaban de vivienda con frecuencia debido a los constantes enfrentamientos y guerras, haciendo de sus casas simples bohíos con techos de paja y construcciones improvisadas. Solían adornar sus casas con cráneos de los enemigos y decorarlos como forma de prestigio social. Según los españoles practicaban el canibalismo, haciendo presumir el uso ritual del mismo, también se afirma que bebían sangre en el campo de batalla, peleaban con  flechas envenenadas, hondas y piedras.

Para los Panches, los hechos naturales eran observados como un gesto de fuerza divina; en los valles del Magdalena el Panche adoraba la fuerza de la naturaleza, adoraban las aguas, las montañas, el monte, el sol y la luna. Los Panches tenían como Dios central un ser tutelar, poderoso y único llamado NANUCO o NACUCO. Dominaba  las cosas de este y otros mundos, tenía el poder de hacer tanto el bien como el mal.

La actividad más importante de los Panches era la guerra y por este motivo sus quehaceres cotidianos giraban en torno a esta. Vivian de la caza, la pesca, el cultivo del maíz, el algodón, pero también trabajaron actividades como la cerámica, fabricaron ollas y utensilios caseros. Conocieron el arte del hilado y el tejido, aunque en forma rudimentaria lograron desarrollarlo. La  música que en todos los pueblos ha sido una manifestación artística y a veces con connotaciones religiosas, también la practicaron los Panches con instrumentos tales como  carracas, fotutos, trompetas de caracol,  cascabeles, semillas secas y tambores. Los Panches eran exógamos no se casaban con miembros de su misma tribu ya que se tenían como hermanos, por lo tanto las mujeres y hombres buscaron parejas matrimoniales en otros grupos o incluso de otros pueblos.

 

Es curioso observar características del indio de Coello, de Guataqui, de Paquiló, Colombaima,  quienes habitaron  Ambalema, Beltrán y otros lugares situados sobre las riberas del Magdalena, indios nacidos en medio de florestas y correspondiente a las familias Panche y Marquetones, es más atrevido y valeroso, más inteligente y susceptible que el de las llanuras abiertas; su mirada es menos dulce, su voz más sonora, sus cabellos menos oscuros, y su fisonomía, de líneas más acentuadas, tiene más aspereza y expresión.

 

Tribu Pantágoras. En el Líbano otro de los primeros habitantes fueron las tribus los Pantágoras con los Onimes, quienes estaban bajo el dominio del Cacique Guaito, los Panches, los  Marquetones y los Bledos,  dichas tribus debemos conocerlas más de cerca para entender nuestra historia y su primer arraigo indígena.

 

Los indios Pantágoras se  caracterizaban por ser guerreros, donde en defensa de sus posesiones se enfrentaban con muchos de sus  vecinos los Panches, Los Gualíes y Los Colimas, los cuales eran indios valientes que se enfrentaban en combates feroces y atroces. Por lo extenso de sus territorios se les llego a llamar Nación Pantágoras, puesto que al compararlos con otras tribus como los Quimbayas y Pijaos, estos dominaban en terrenos dos o tres veces mayores.

 

Bajo su liderazgo se formaron otros grupos a parte de los Onimes, como Los palenques, Los Amalíes, Samanáes, que se fueron asentando también por todo el Oriente en terrenos pertenecientes al Departamento del Tolima en las riberas del río Magdalena.

Los Pantágoras dominaban el arte de la cerámica, y durante la conquista y la colonia fueron utilizados como obreros de los españoles, por su gran habilidad. La historia reconoce que los miembros de esta tribu eran tan valientes que muchas veces preferían echarse al río antes que darse por vencido.

 

En cuanto a sus creencias, tenían la convicción de que un ánima muy especial habitaba su corazón; le rendían culto al agua, asegurando que el diluvio universal fue obra de sus antepasados; los Pantágoras, se dedicaron también  a la pesca y a la minería y también fueron reconocidos por ser colaboradores entre sí mismos.

 

Tribus de los Marquetones. Los indígenas  Marquetones o Mariquitones, les decían así a los indios que vivían cerca a Mariquita hace 500 años. Los  primeros pobladores de este territorio y que en su mayoría fueron masacrados en la conquista. Entre estos indígenas había  una mujer llamada "Marquetalia", una hermosa e inteligente Cacica Indígena princesa de la tribu Marquetones, hija del cacique Marquetá y prima de la Princesa Luchima.

 

Estos indígenas comercializaban con los Chibchas y a cambio de sal y mantas entregaban oro en polvo. Entre los principales Caciques que gobernaron la región se cuentan: Marqueta, Yuldama, Bocaneme, Cimara, Guaitia, Unicoa, Pomponá y Niquiatapa.

 

 

Google