Arribo de los antioqueños.


Es importante destacar dentro de la idiosincrasia y la historia del Líbano, el aporte que los antioqueños hacen en elmomento histórico de la naciente aldea, definiendo con ello, las características principales de los primeros colonos de este territorio y es que los paisas durante el siglo XIX, se tomaron varias regiones del país en la llamada época de Colonización Antioqueña, que se inicia a mediados del siglo XIX. A partir deesta época varias familias antioqueñas, colonizan las montañas circundantes sembrando plantaciones y fundando ciudades, enterritorios selváticos que correspondían a las jurisdicciones de Mariquita y Popayán.

 

En 1848, fue fundada por los antioqueños cerca del Nevadodel Ruiz la ciudad de Manizales, segunda ciudad paisa de importancia,con altos niveles culturales y arquitectónicos. Pronto Pereira y Armenia junto con las demás ciudades del hoy llamado Eje Cafetero, fueron fundadas por los caminantes antioqueños, quienes incorporaron esas tierras al Estado Soberano de Antioquia, creado en 1863 dentro de los Estados Unidos deColombia.

 

Algunos de estos antioqueños ávidos de aventura colonizadora y con ansias de dominar territorios, luego de pasar por Manizalez se dirigen hacia la cordillera central.

 

Estos antioqueños culturalmente trascienden sus costumbres a las regiones de Antioquia, Caldas, Quindío, Risaralda, Norte del Valle y Nordeste del Tolima.

 

Los antioqueños del siglo XIX, sobrepoblados y con muchas dificultades para ejercer la agricultura en la alta montaña, desarrollaron una economía que, sin sacrificar lo agrícola, se tornó esencialmente comercial y minero.

 

Dadas estas actividades, los paisas desarrollaron una cultura de caminantes, de arriería, la cual es toda una leyenda. Los arrieros abrieron caminos por todo el occidente de Colombia y legaron a su descendencia una disciplina de trabajo duro y de riqueza económica, representada por muchos decenios en el oro, que llegó a figurar en el primer lugar de la producción mundial. Estas peculiaridades paisas, permitieron a la vez, que se abriera camino a la industrialización del país, los antioqueños pese a los enormes escollos geográficos y agrícolas; hicieron viable un buen número de industrias que, en sus orígenes se construyeron a lomo de mula.

 

El proceso de migración antioqueña desarrollado a través de la cordillera central, influye en la gesta colonizadora y deja observar con claridad; el papel fundamental de los antioqueños, como líderes en la formación de aldeas y su tarea pionera no solo en la búsqueda de la adjudicación de tierras para sí, sino también, en el proceso de urbanización que debían generar; por su puesto ello trajo consigo ; la existencia de conflictos entre los colonos adjudicatarios y los colonos pobladores porla adquisición de tierras; ya que es en estas épocas , cuando se empieza a desarrollar tendencias cuyo perfil latifundista generaron inequidad en la adquisición de tierras.

 

Es así que, todo ese bagaje cultural paisa sigue llegando a nuestro territorio, con los señores Liborio Dávila y Felipe Agudelo en 1858, quienes venían acompañados de varios trabajadores de ascendencia paisa, quienes llegados de Manizales y en buscade fortuna y siempre con espíritu libertario, se dirigen entonces, hacia el valle de la cordillera central bañado por los ríos Bledo y Lagunilla, quienes con las herramientas adecuadas empiezan a cortar cedrales y robledales, generando un espacio propicio para construir una hacienda a la que llamaron “Hacienda de Tejos”, es necesario señalar que en esa época ya existían varios colonos, al parecer procedentes de Cundinamarca y de otras provincias, entre ellos José Salazar y Valentín Diágo quienes habitaron en el Punto Tejos.

 

Pero retrocedamos la historia un año, porque es en 1857, a través del decreto de fecha del 17 de febrero del mismo año, cuando se prorroga el término concedido por la ley del 23 de abril de 1849, para que los pobladores beneficiarios de las tierras baldías adjudicadas, asentaran su casa y su labranza, al parecer los cuatro años fijados por la ley, para que este objetivo se llevara a cabo, efectivamente no se concreto y por ello este nuevo decreto prorroga el  término hasta el año 1860. Fecha en lacual debía ya existir un asentamiento permanente por parte delos pobladores. Para mayor entendimiento de este nuevo acontecimiento, es por lo que transcribo el decreto en mención, elcual se encuentra en la Hemeroteca de la Biblioteca Luis ÁngelArango y que reseña:

 

                         “DECRETO, DEL 17 DE FEBRERO DE 1857,

PRORROGANDO EL TÉRMINO CONCEDIDO POR EL DE 23 DE ABRIL DE 1849.

El Senado i la Cámara de Representantes de la Nueva Granada,reunidos en Congreso;

DECRETAN:

Art.1º. Prorrógase hasta el 31 de diciembre de 1860 el plazo concedido por elinciso 1º., artículo único del decreto del 23 de abril de 1849, a los pobladores de que habla dicho decreto, para que pongan casa i labranza, que no baje de cuatro hectaras, en la porcion respectiva de tierras baldías que se les hubieren adjudicado.

Art.2º. Concluido el año de 1860, hará el poder Ejecutivo que se verifique un reconocimiento en las tierras asignadas a los pobladores, i que se espida el correspondiente título de propiedad a los que hubieren llenado las condiciones impuestas.

Los lotes de terreno baldío, respecto de los cuales no se cumplan las condiciones de la lei, volverán al dominio de la República.

 

Dado en Bogotá, a 13 de febrero de 1857.

El Presidente del Senado, P. FERNÁNDEZ MADRID.

El Presidente de la Cámara de Representantes, JUAN A. PARDO.

El Secretario del Senado, M. M. MEDINA.

El Secretario de la Cámara de Representantes, Manuel Pombo.

Bogotá, 17 de febrero de 1857.(L.S. )

Ejecútese.

El Vicepresidente de la República, encargado del Poder Ejecutivo,

M.M. MALLARINO.

El Secretario de Gobierno, José María Ortega.

 

Es de anotar que este decreto por lo demás transitorio en el tiempo, toda vez que solo señala una fecha de prórroga para el asentamiento real de un conglomerado social ya existente, en el que los pobladores deben demostrar su intención manifiesta de generar una nueva aldea, fijando casa y labranza, no nombran literalmente la palabra Líbano ya que aún no ha sido reconocido oficialmente su existencia a través de los correspondientes documentos ni corográficos ni oficiales dela época.

 

Es entonces y en este momento, cuando podemos entender que, la formación del Líbano, fue todo un proceso que legislativamente empieza en el año 1849 y transcurre hasta nuestros días y es a través de este proceso, cuando siguen llegando más grupos de personas, entre ellos, Rafael y Joaquín Parra, Vicente Rivera, Alberto Giraldo, Teodomiro Botero, Ezequiel Bernal, Jesús Arias, Miguel Arango, que arriban desde Manizales por Murillo y comienzan a hacer crecer la aldea y son estos y otros personajes, quienes se ven favorecidos por la prorroga señalada en el anterior Decreto; ya que desde el año 1849 el legisladortiene como propósito organizar administrativamente y entre otras, la provincia de Mariquita.

 

Cronológicamente han pasado ocho años, sin que los pobladores se hayan organizado de acuerdo con las directrices de la ley del 23 de abril de 1849 y se espera que, con este decretode 1857, se dé continuidad a dicha organización, otorgando el legislador, tres años más de prórroga para un verdadero asentamiento de las aldeas nacientes de la Provincia de Mariquita. Es tal la intención del legislador, de lograr un principio de organización territorial a la Provincia de Mariquita, que coloca unultimátum, al señalar que si el ejecutivo de la época al hacer la correspondiente inspección, no encuentra casa y labranza en las tierras adjudicadas, estas tierras volverían al dominio de la República.

 

Pero avanzando en nuestra historia, es en el año 1859, cuando llegaron Nicolás Echeverry, Antonio María Echeverry, Gerardo Echeverry y algunos parientes de apellido Gutiérrez, Valencia, Arango y Cifuentes, Ricardo Morales, Amelia Jaramillo de Restrepo, Álvaro Ramírez, Patricia Jaramillo, Anastasio Villegas, Juan Martín, María y Nepomuceno Villegas, Jerónimo, Nicolás y Rafael Santa, Evaristo Guzmán, Santiago Alarcón, Ulpiano Alarcón, Nepomuceno Camargo, Severo Arango, Tomás Londoño, Martín Díaz, Rafael Galvis, Cristóbal Marulanda, Miguel Campo, Nepomuceno Montoya, José María Peña, Isidro Blanco, Gabriel Nieto Luna, Juan de la Cruz Reyes, Juan Moledou también llegaron Familias de apellido Antia, Ruíz, Gaviria, Restrepo, Vélez, Barítica y Cifuentes, quienes junto con varios Campesinos habitantes del sur de Antioquia, pisan nuestro valle.

 

Estos hombres exploraron y colonizaron Manizales, algunos de ellos aparecen como miembros de la expedición de los llamados “veinte (20)”, quienes representan a los recios aventureros de aquellas épocas, que venían con ansias de colonizar y cultivar tierras junto con sus familias. Cuenta la historia que la última escala de los colonizadores fue Neira antes de llegar a la fundación de Manizales en 1848. Venían de Abejorral, Sonsón, Rionegro, La Ceja, Marinilla y de otros pueblos. Colonizaron a Salamina y vieron que Manizales era un lugar estratégico como cruce de caminos entre Antioquia, Cauca y Tolima. Emprendieron la aventura con la idea de colonizar y cultivar tierras hacia la parte baja del nevado del Ruiz y en compañía de Antonio María Echeverry, Gerardo Echeverry y de algunos de apellido Gutiérrez, Valencia y Cifuentes como también los Parra, emprenden la hazaña.

 

Otra persona que participó de forma directa en esta aventura colonizadora, fue Antonio María Arango Montoya, hombre alegre y quien tenía unas condiciones excepcionales de cazador, era muy bueno para la explotación de tierras, en estas travesías venían unos con pensamiento liberal y otros con pensamiento conservador, Gerardo padre del doctor Raúl Echeverry, conservador y los del general Echeverry, Tulio Echeverry y Bautista padre de Aulio de Echeverry, liberales que al llegar y ver estas tierras tan hermosas se quedaron; moldeando así lo que hoy es parte del Líbano, dichas personas aparecen acompañados por prestantes familias antioqueñas, es por ello que uno de los factores que más incide en la idiosincrasia de los libanenses, es este carácter paisa de los antioqueños.

 

Siendo así las cosas, todos estos antioqueños junto con los primeros colonizadores, fueron beneficiarios de la ley de tierras baldías de 1849 y su prórroga de 1857, beneficios que cubrían geográficamente los diferentes cantones de la Provinciade Mariquita; ya que para esta época, Honda, Mariquita, Ibagué, La Palma, Tocaima, La Mesa y Guaduas eran cantones pertenecientes territorialmente a la Provincia deMariquita.

 

En este momento, es importante para la historia del Tolima rescatar que es mediante el Decreto Ley del 12 de abril de 1861,cuando el General Tómas Cipriano de Mosquera creo el Estado Soberano del Tolima.

 

Pero volviendo a nuestra legislación y para el estudio real y verdadero de la formación de nuestra aldea, es necesario analizar el contenido del Código Político y Municipal del Estado Soberano del Tolima, ya que, a través de esta norma continua vigente, partes del Código que regía para el Estado Soberano de Cundinamarca sancionado en 1858, dicho Código contiene veinticuatro artículos, pero considero importante para nuestra investigación, transcribir sólo los artículos que hacen referencia a la organización político-administrativa del Estado Soberano del Tolima en el año 1863, dicha fuente se encuentra físicamente en la Biblioteca Nacional de Colombia, en un libro al que llaman Miscelánea J.A.S. 120, el cual contiene entre otras, Actos Legislativos de la Asamblea del Estado Soberano del Tolima en sus sesiones ordinarias de 1866, Natagaima, imprenta del Estado a cargo de Jesús Navarro D., el cual textualmente señala:

 

“LEI DE 21 DE FEBRERO DE 1863,

Reformatorio del Código Político i Municipal. La Asamblea Constituyente del Estado Soberano del Tolima.

Decreta:

Art.1º. Declárase vijente en el Estado el Código Político i Municipal de Cundinamarca, sancionado el 6 de octubre de 1858, como se encuentra en la edicion oficial de 1859, con las reformas que le introduce la presente lei.

 

Art.2º. El Estado Soberano del Tolima comprende por ahora el territorio que le asignaron los decretos de 12 de abril i 3 de septiembre de 1861, espedidos por el Poder Ejecutivo provisorio de los Estados Unidos de la Nueva Granada.

 

Art.3º. El territorio se divide para su administracion jeneral en distritos i aldeas.Varios distritos i aldeas forman un Circuito judicial.

 

Art.4º. El territorio del Estado se divide en cuarenta i dos distritos i veintidos aldea a saber:

Distritos:

Agrado, Aipe, Ambalema, Campoalegre, Cármen, Carnicerías, Chaparral, Coello, Coyaima, Cundai, Dolores, Espinal, Garzon, Guagua, Guamo, Guayabal, Hato, Hobo, Honda, Ibague, Jigante, Lérida, Melgar, Mendéz, Natagaima, Neiva, Ortega, Piédras, Pital, Pitalito, Plata, Purificacion, Retiro, Santa Librada, San Luis, Santa Rosa, Timaná, Union, Valle, Venadillo, Villa Vieja i Yaguará.

 

Aldeas:

Alpujarra, Altamira, Ataco, Buena Vista, Colombia, Elias, Fortalecíllas, Fresno, Guadalupe, Guarinó, Iquira, Jagua, Mariquita, Miraflores, Naranjal, Nátaga, Organos, Paicol, Payandé, Prado, Santa Ana i Victoria.

Dado en Neiva a 20 de febrero de 1863.

El Presidente de la Asamblea, FRANCISCO E. ALVAREZ. El Secretario, ClímacoIriarte. Neiva, febrero 21 de 1863.

Ejecútese y publíquese.

El Presidente del Estado, EUGENIO CASTILLA.

El Secretario de Hacienda- Encargado del Despacho de Gobierno,

Valentin Trujillo

 

Examinar minuciosamente esta ley del 21 de febrero de 1863, la cual reforma parcialmente el Código Político y Municipal deCundinamarca, es importante toda vez que corrobora mi posición, en el sentido de señalar con fundamento en la legislación colombiana del siglo XIX, que no fue, 1849 el año de fundación del Líbano, ya que esta ley con claridad precisa, como el territorio del Estado Soberano del Tolima se dividió geográficamenteen 42 distritos y 22 aldeas, y el “Líbano” no figuraba ni como distrito ni como aldea, ratificando que para el año 1863, aún no existía el reconocimiento oficial del Líbano, como un lugar dentro del territorio que comprendía el Estado Soberano del Tolima; aun cuando si existiera por costumbre para sus moradores, como una parte del territorio de Lérida.

 

Pero es más, al indagar el censo de población del Tolima y realizadoen 1865, tampoco aparece el “Líbano” como distrito, ni como aldea, aparecen lugares como Agrado, Aipe, Ambalema, Campoalegre, Cármen, Carnicerías, Chaparral, Coello, Coyaima, Cundai, Dolores, Espinal, Garzon, Guagua, Guamo, Guayabal, Hato, Hobo, Honda, Ibague, Jigante, Lérida, Melgar, Mendéz, Natagaima, Neiva, Ortega, Piédras, Pital, Pitalito, Plata, Purificacion, Retiro, Santa Librada, San Luis, Santa Rosa, Timaná, Union, Valle, Venadillo, Villa Vieja i Yaguará.

Alpujarra, Altamira, Ataco, Buena Vista, Colombia, Elías, Fortalecíllas, Fresno, Guadalupe, Guarinó, Iquira, Jagua, Mariquita, Miraflores, Maranjal, Nátaga, Organos, Paicol, Payandé, Prado, Santa Ana y Victoria, y son estos exactamente los sitios ya mencionados en la ley del 21 de febrero de 1863. Para mayor información este reporte censal se encuentra físicamente en la Biblioteca del Congreso de Bogotá.

 

Este primer censo poblacional levantado en el año 1865, deja observar el número de hombres y mujeres habitantes de los diferentes distritos y aldeas del Estado Soberano del Tolima, reseñando un total de habitantes de 220.645, discriminados en hombres 108.584 y mujeres 112.061, existiendo más mujeres que hombres y no existiendo registro del Líbano, porque insisto aún no existe oficialmente.

 

También es importante resaltar el trascendental cambio de la organización política del Estado Soberano del Tolima, ya que Mariquita pasa de ser Cantón a Provincia en 1850 y a través deesta ley de 1863 se transforma en aldea. El 15 marzo de 1851 se trasladó a Ibagué la capital de la provincia de acuerdo con el Decreto firmado por el Congreso y sancionado por el Presidentede la República, José Hilario López. Decreto que físicamente se encuentra en la Hemeroteca de la Luis Ángel Arango y queseñala:

 

“DECRETO

(DE 15 DE MARZO DE 1851.)

Trasladando la capital de la provincia de Mariquita a la ciudad de Ibagué.

El Senado i Cámara de Representantes de la Nueva Granada, Reunidos en Congreso;

DECRETAN:

 

Art.1º. Trasládese la capital de la provincia de Mariquita la ciudad de Ibagué.

Art.2º. El poder Ejecutivo dictará las órdenes correspondientes para el pronto cumplimiento de la disposicion anterior.

Dado en Bogotá, a 13 de marzo de 1851.

El Presidente del Senado, Tomas Herrera.

De la Cámara de Representantes, Francisco M. Troncoso.- El secretario del Senado, Ramon González.- El Representante Secretario, Antonio M. Pradilla.

Bogotá, 15 de marzo de 1851.- Ejecútese y publíquese.

El Presidente de la República,( L. S.) JOSE HILARIO LOPEZ.

El Secretario de Relaciones Esteriores,

Victoriano de D. Parédes

 

Siguiendo con la Historia del Líbano, es en el año 1864, cuando Isidro Parra llegó con sus siete hermanos y un grupo de colonos antioqueños al Líbano, llegan cuando ya los primeros colonos le había asignado ese nombre; seguramente teniendo encuenta, las buenas maderas del lugar. Parra desde ese momento empieza a organizar la aldea desde el punto de vista administrativo, económico, educacional, vial y a proyectar la Aldea con la documentación requerida para su reconocimiento oficial.

 

Su interés, aparte de conseguir para sí nuevas tierras, era también fundar un pueblo, pero cuál sería su sorpresa cuando al llegar al Líbano, encontró que había un caserío disperso en todala zona y levantada sin ningún orden.

 

Lo que si encontró en ese momento, fue gentes de profundas y radicales ideas de liberales y conservadores; ello teniendo encuenta el momento histórico, vivido años atrás, entre Tomás Cipriano de Mosquera y José Hilario López, ya que los Conservadores de1848 dividieron sus votos entre varios candidatos, haciendo posible que el principal contendor Liberal, el General José Hilario López, ganase la partida electoral con una marcada ventaja. En el año de 1849, se gravó en la mente de los pobladores la existenciade los partidos tradicionales, Liberal y Conservador, con sus diferencias ideológicas las cuales toman cuerpo.

 

Además hay que tener en cuenta que, la ideología política del partido liberal, se basaba en la promoción de los principios ortodoxos como la protección de las Libertades individuales, el imperio de la ley, una justicia imparcial, una economía estricta y el nombramiento de los empleados públicos por su capacidad y no por su filiación partidista. Tal vez el único punto, que exaltaba y que causaba controversia era el que la religión no debía ser utilizada como instrumento de gobierno, ya que este punto definitivamente iba en contra del partido Conservador.

 

A diferencia de tantos otros colonos, Parra no solo llegó a colonizar el sitio, con el propósito de solventar sus necesidades personales, también llegó con la misión de organizar un pueblo que ya había sido colonizado insípidamente en 1849 y resuelve convertir el caserío disperso en una verdadera población.

 

El General Isidro Parra, inicia su gestión administrativa y convoca a los habitantes del caserío para elegir la primera Junta Administrativa, siendo elegido por todos los colonos como Presidente de la junta, el señor Nepomuceno Camargo e Isidro Parra por su trabajo y organización es elegido como la Primera Autoridad.

 

En enero de 1866, se tramitó y gestionó la documentación requerida para llevar ante la Asamblea Legislativa del Estado Soberano del Tolima, gracias al interés de la Junta Administrativa y del Alcalde, quienes buscaban el reconocimiento oficial de un conglomerado social ya existente desde mucho tiempo atrás.

 

Una vez reunida la documentación, en el mismo mes de enero, la Junta Administrativa comisiona al señor Ricardo Morales para que ya en Natagaima, sitio donde estaba reunida la Asamblea Legislativa del Estado Soberano del Tolima, entregue la documentación y haga los trámites necesarios para que el Líbano sea erigido como Aldea.

 

Una vez recibido la documentación en Natagaima por parte dela Asamblea Legislativa del Estado Soberano del Tolima, sesiona y es aprobada por unanimidad la propuesta presentada por el Presidente y Alcalde y elevada a decreto siendo firmado por el Presidente de la Asamblea José Hilario López y su secretario Pedro Antonio Parga y efectivamente el Líbano es erigido jurídicamente y reconocido oficialmente como Aldea, el 27 de enero de 1866, como lo demuestra textualmente el Decreto que a continuación registro:

 

“DECRETO"

(DE 27 DE ENERO DE 1866)

Erijiendo la aldea del ¨Líbano.

¨La asamblea lejislativa del estado soberano del Tolima,

DECRETA:

Art. único. Eríjese la aldea del ¨Líbano,¨ comprendida entre los linderos siguientes. Del nacimiento del ¨Riorecio,¨ aguas abajo hasta ponerse por la línea mas corta, frente al cerro denominado ¨Morronegro,¨ de este punto siguiendo la línea que acaba de espresarse, hasta el punto en que se corta con el rio denominado ¨Bledito;¨ este, aguas arriba, hasta el punto denominado ¨Padilla:¨ de este, tomando línea recta hasta la quebrada de las ¨Anima;¨ esta abajo hasta su confluencia con el rio ¨Lagunilla:¨ este, aguas arriba, hasta su nacimiento, i de aquí, línea recta, al orijen del ¨Riorecio¨.

 

Dado en Natagaima, a 27 de enero de 1886.

El presidente de la asamblea, JOSÉ HILARIO LÓPEZ.

El secretario, Pedro Antonio Parga.

Natagaima, enero 27 de 1866.

Publíquese i ejecútese.

El presidente del estado,CLIMACO IRIARTE.

El secretario de hacienda, encargado del despacho de gobierno i guerra, Francisco de P. Rueda.”

 

 

Este Decreto del 27 de enero de 1866, es el que finalmente, nos aclara la multiplicidad de información que se tiene acerca de la fecha de la fundación del Líbano, erigir es un verbo cuyos sinónimos; fundar, instituir o levantar, nos hace concluir que este Decreto dio al Líbano una categoría que antes no tenía, con este precepto legislativo se erigió al “Líbano” como una Aldea, dentro del Estado Soberano del Tolima.

 

Sea este el momento, para señalar que, fue clara la intención del legislador al colocar como nombre a la naciente aldea “Líbano”, el legislador no dijo “El Líbano” al no haberle colocado el artículo “El”, éste no le pertenece al nombre, fue y es la costumbre de sus coterráneos, la que hace que la llamemos el Líbano, esa costumbre de colocarle el artículo “el” ha trasegado a través de todos estos años y difícilmente corregiremos, y según esta ley de 1866, es incorrecto decir el Líbano, al referirse al municipio debe decirse Líbano. Pero gramaticalmente es necesario utilizar el artículo, para darle sentido a la oración que se construya con la palabra Líbano.

 

La historia es tan precisa, que es en el mes de febrero, cuando la junta administrativa y el Alcalde de la aldea, le reconocen al señor Ricardo Morales, mediante un vale de gastos la suma de veinte pesos ($20) al 12 % de interés anual a partir del primero de febrero de 1866, documento que es firmado por el presidente de la junta administrativa, señor Nepomuceno Camargo, el Alcalde de la aldea, señor Isidro A de la Parra, el sustituto de la alcaldía Joaquín de la Parra y por su secretario con firmas no legibles. Este manuscrito manifiesta ¨El presente vale es admisible en pago del remate de bienes de la aldea.¨ Es así que la aldea comenzaba a tener sus primeras deudas, ya que en ese momento, no tenía dinero para gastos de organización, ni recibía impuestos de ninguna clase, ni había medios para pagar un mensajero y fue necesario acudir a la firma de un vale el día cuatro de febrero, vale del cual empezaba a correr intereses apartir del primero de febrero de 1866.

 

Son todas estas razones legales, las que me hacen señalar concerteza, que la fecha de fundación del Líbano es el 27 de enerode 1866.

 

Partiendo de esta ley es que se le atribuye el mérito de Fundador a Isidro Parra, porque no sólo llegó al Líbano con la intención clara de aumentar su tranquilidad patrimonial, sino que a diferencia de otros, reunió esfuerzos personales y colectivos para cumplir con el lleno de los requisitos legales y la documentación pertinente para el reconocimiento oficial de la aldea, en enero de 1866, además envió a un comisionado con la documentación, las actas de la conformación de la Junta Administrativa y el nombramiento del Alcalde elegido por los colonos, dicho comisionado, Ricardo Morales, efectuó el encargo de llevar esta documentación a la Asamblea Legislativa del Estado Soberanodel Tolima, que se reunió en Natagaima en ese mismo mes de enero y es así como Isidro Parra consiguió que la población de aquel entonces, que se observaba como un conglomerado social residente en un caserío, fuera ahora reconocida como pertenecientes a una aldea.

 

Ahora bien, es en este momento histórico para el Líbano, cuando su Alcalde, su Junta Administrativa y todos sus pobladores, previa solicitud al Congreso de la República, obtienen la expedición de la Ley 2ª del 3 de marzo de 1866, cuando el Señor Manuel Murillo Toro, era el Presidente de los Estados Unidos de Colombia y expide la ley 2ª, que a la letra dice:

 

“DE LOS ESTADOS UNIDOS DE COLOMBIADIARIO OFICIAL

Año III. Bogotá, domingo 15 de abril de 1866 No 357

Ley 2º (de 3 de marzo)

Decreto cediendo a los pobladores de la aldea del Líbano una estension determinadade tierras baldías.

EL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE COLOMBIA

DECRETA:

 

Art. 1º. De las tierras baldías que la Nación tiene en el Estado soberano del Tolima, cédense a los pobladores de la aldea del Líbano diez i seis mil hectaras, dentro de los límites siguientes:

Del rio lagunilla, en línea recta hácia el Sur, a las cabeceras del rio Bledito; este abajo, hasta el punto de donde, dejando de correr al Sur, dirige su curso al Oriente; de aquel punto, en línea recta en dirección al Sur i pasando por Morronegro, al Rio-recio; éste arriba, hasta el páramo o mesa nevada del Ruiz; de allí, siguiendo en direccion Norte la línea divisoria de los Estados del Cauca i del Tolima, hasta las cabeceras de la quebrada del Derrumbo o Agua-hedionda; ésta abajo, hasta su confluencia con el rio Lagunilla; i este abajo, hasta donde principia la línea recta que, en direccion Sur, va a las cabeceras del rio Bledito.

 

Parágrafo. Si no hubiere dentro de estos límites el número de hectaras de tierras baldías espresado en este artículo, los pobladores tendrán derecho a que se les adjudiquen en las tierras baldías situadas al sur del Rio-recio, las hectaras quefalten.

Art. 2º. A cada poblador que sea cabeza de familia o deba ser considerado como tal, tanto de los establecidos ya, como de los que en adelante se establezcan en las tierras cedidas por este decreto, se adjudicará la estension de terreno señalada por el inciso 1º, artículo único de la lei de 23 de abril de 1849, esto es, cincuenta fanegadas, o sean treinta i dos hectaras.

Art. 3º. Para gozar de la concesion a la que se refiere el artículo anterior, los pobladores quedan sometidos a las obligaciones siguientes:

1. A fijar su residencia en el territorio de la poblacion;

2. A no enajenar la porcion de terreno que se les adjudique, sin haber puesto en ella casa i una labranza que no baje de cuatro hectaras.

3. A no enajenar la porcion de terreno que se le adjudique, a persona que posea, dentro de los límites señalados en este decreto, mas de sesenta i cuatro hectaras de terreno; i

4. A no darla en pago de deuda alguna.

Art.4º. Serán nulas todas las ventas de terreno que los pobladores hagan contra las disposiciones del artículo anterior.

Art. 5º. El poder ejecutivo Nacional dispondrá lo conveniente para la adjudicacion de dichas tierras a los pobladores, i para que este decreto tenga, en lo demás, el debido cumplimiento.

Art. 6º. Queda reformada en estos términos la lei de 23 de abril de 1849, haciendo varias concesiones para la erección de un distrito parroquial en la provinciade Mariquita, i abrogado el decreto de 17 de febrero de 1857, prorrogando el término concedido por dicha lei.

Dado en Bogotá, a veintisiete de febrero de mil ochocientos sesenta i seis - El Presidente del Senado de Plenipotenciarios, Manuel de J. Quijano - El Presidente de la Cámara de Representantes, EMIGEDIO PALAU. - El Secretario del Senado de Plenipotenciarios, Aureliano González - El Secretario de la Cámara de Representante, Emiliano Restrepo E.

Bogotá, 3 de marzo de 1866. Publíquese i ejecútese

(L. S.) M. MURILLO

El secretario de hacienda i fomento,

TOMAS CUENCA.”

 

 

Es claro entonces, que para todos los actuales municipios de nuestro país, su existencia, fue producto de todo un proceso y que su nacimiento como aldea o distrito parroquial y posterior consagración a municipio, obedecen a una serie de actos de procedimiento, a la que diferentes personalidades en su momento dieron vida, no se trata de un acto único y aislado, sino de un conjunto de actos particulares, en nuestro caso, del General Isidro Parra y de la Junta Administrativa y de actos generales, a través de la Legislación del Estado Soberano del Tolima; los que permitieron durante todo este tiempo dar organizacióna un conglomerado social.

 

Nuestro municipio sigue este lineamiento, es por ello que considero importante seguir haciendo especial énfasis en la legislación que nos acompaña desde el siglo XIX, para entender como sigue avanzando nuestra ya considerada oficialmente aldea.

 

A diferencia de la ley del 23 de abril de 1849, esta ley 2 de1866, si menciona textualmente la aldea del Líbano y demuestra ya su existencia real y cede a los pobladores para la verdadera configuración del Líbano, diez y seis mil hectáreas de tierra, así como también señala para el Líbano sus propios límites territoriales, teniendo en cuenta sus importantes afluentes hídricos.

 

A mi entender, el sabio pensamiento del legislador, era configurar y dar vida jurídica a la aldea del Líbano, toda vez que, ya para esta época, se contaba con una Junta Administrativa y un Alcalde que, previo un trabajo de organización social había dado una identidad propia, en cuanto a las características naturales, sociales, económicas, culturales, y consuetudinarias y había hecho los trámites necesarios y reunido la documentación requerida para la configuración de la nueva aldea.

 

Tan importante era para el legislador, darle seriedad a este proceso, que en su artículo tercero, señala una serie de obligaciones a los pobladores, beneficiarios de las tierras cedidas, que les obligaba a fijar su residencia en la población, a no enajenar su porción de terreno adjudicado, a no dar la porción de tierra otorgada como forma de pago de una deuda civil y de manera reiterativa señala así como la ley de 1849, la importancia de construir casa y labranza. Es reiterativo el precepto legislativo, al decir que es nula toda venta de terrenos con estas características.

Google